Otra vez el lenguaje

Otra vez el lenguaje

OTRA VEZ EL LENGUAJE

Estamos confinados en casa, por motivos de protección de la salud pública, atendiendo los consejos de las autoridades pertinentes y entendidas en la gestión de un riesgo común. Está claro que son necesarias estas medidas de salvaguarda, además de otras que sería necesario implementar para seguir manteniendo, en estas condiciones, nuestra salud mental.

Sin ánimo de censurar, faltaría más, una de estas normas a seguir sería la moderación en el uso de los calificativos que se dan a esta situación. Después de la pandemia, lo que realmente debería de preocuparnos es que en las redes sociales, que echan fuego, se le dé la misma consideración y la misma autoridad a un señor que habla de anticuerpos españoles y virus chinos que a otro que huye de la pandemia del miedo, muy mala también, ofreciendo una información contrastada y veraz de lo que está pasando. Entre un calificativo supino de la situación y otro más moderado deberíamos de decantarnos por el segundo para proteger la estabilidad y la salud mental de aquellos, sobre todo niños y adolescentes, que se enfrentan a un día a día que les parece más propio de una distopía que del mundo real. Tenemos que darnos cuenta de que ahora los adultos somos, para ellos, un muro de contención de unos vientos que les parecen extraños. Seamos prudentes y utilicemos el lenguaje y la información de manera mesurada y templada, si es posible. El miedo protege.En exceso también paraliza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.